Trances Generativos Generamos Trances Generativos para que entre el terapeuta y la persona puedan experimentar la vida como una gran aventura de la conciencia a través de la transformación generativa, un proceso innovador que recoge, integra e incluso trasciende con maestría y originalidad las últimas aportaciones de la hipnoterapia ericksoniana de la mano de Stephen Gilligan. El trance generativo manifiesta un proceso de «flujo creativo» en que tanto la mente consciente como la mente inconsciente del individuo cooperan entre sí para tejer una conciencia más elevada capaz de operar un cambio transformacional, teniendo en cuenta el espacio donde se han generado traumas para cambiarle el sentido y dotarlo de significado creativo para la mente.

El modelo del Trance Generativo parte de la premisa central de la interacción entre tres mentes: cognitiva (de la cabeza), somática (del cuerpo) y del campo (contextos más amplios a los que pertenecemos). Estas tres mentes pueden operar a su vez en tres diferentes niveles de conciencia: primitivo, ego y generativo.

El modelo de las tres mentes y los tres niveles de conciencia.

Mente cognitiva (inteligencia): Se representa a sí misma y al mundo a través de imágenes, sonidos, sensaciones. Usar descripciones verbales y símbolos (distinciones). Puede ver el mundo desde diferentes perspectivas y con muchos valores diferentes (a menudo queda encerrada en una o dos).

Mente somática (cuerpo): Mente animal compartida por todos los mamíferos. Se conoce a sí misma y al mundo a través de sensaciones, emociones, acciones (analógica, no verbal: sintaxis somática). No se puede pensar o representarse a sí misma (no tiene conciencia de sí misma). Lleva instinto, arquetipos y conocimiento intuitivo.

Mente del Campo (Inconsciente creativo): representa los múltiples campos que están operando a nuestro alrededor en un momento dado (Cultura, familia, historia personal, política, etc.) son los contextos relacionales para nuestra conciencia.

Nivel primitivo:

  • Totalidad ("océano del que surge nuestra conciencia individual")
  • Sin autoconciencia (falta de conciencia en sí mismo).
  • Integridad sistémica (el todo está conectado con todo).
  • Tasa de cambio lento, de dentro-fuera, a saltos evolutivos.
  • Tiempo cíclico no cronológico (desplazamiento rítmico de sus elementos).
  • Volvemos a él periódicamente para el descanso, la integración y la curación.

Nivel Ego:

Aparece la autoconciencia diferenciada de la totalidad. (Auto-simbólica). La conciencia emerge del océano creándose mundos imaginarios, utilizando símbolos que le permiten sujetar un sinfín de realidades posibles muy rápidamente a través del lenguaje verbal, el arte, la ciencia y la tecnología. Dividimos el todo en partes que podemos recombinar creando nuevas totalidades que trascienden las anteriores (evolución). Rompamos nuestra conexión directa con el mundo natural para entrar en el simbólico. La mente consciente se transforma en un intelecto incorporeo disociado del inconsciente creativo. Nos identificamos con nuestras posiciones ego ("yo"). Y nos desidentificamos con el resto del campo. Estamos separados de la sabiduría y la sanación de la inteligencia natural. Mantener estos "yo" en forma inflexible y por tiempo indefinido no nos permite un desplazamiento rítmico entre diferentes posiciones, lo que nos permitiría una visión más completa.

Nivel Generativo:

Conciencia consciente dentro de la totalidad diferenciada. Integra, de manera creativa, la intensa energía y plenitud de la conciencia primitiva con la intención disciplinada y la autoconciencia del ego. Es especialmente útil en momentos en que nuestros mapas habituales resultan insuficientes o poco útiles y tenemos que ir más allá de lo que hemos hecho antes. Mientras la posición conservadora del ego esencialmente busca volver a generar visiones del pasado, el estado generativo permite que surjan nuevas realidades. Es un estado superior de flujo disciplinado que surge de la armonización de los niveles primitivo y del ego.

- Las cinco propiedades emergentes del yo generativo son:

Campo de conciencia no dual: aceptar, integrar y transformar las muchas partes de una identidad sistémica sin juzgar, en forma humanizada, amorosa y acogedora. Bateson definía a la sabiduría como la capacidad de sentarse alrededor de una misma mesa y hablar sobre las diferencias sin tratar de cambiar al otro.

Energía sutil: en las experiencias intrínsecamente gratificantes (leer un buen libro, escuchar música, tocar un instrumento, cocinar, etc.) el chi fluye y la conciencia se vuelve más sutil, menos rígida, más diferenciada y hábil.

Atención plena: autoconciencia no reactiva impregnando el campo experiencial. Poder ver sin reaccionar con lucha, huida o congelación, notar pensamientos negativos sin ser molestado por ellos, tomar conciencia de las diferentes partes del yo que juegan sus juegos automáticos, con simpatía, curiosidad e inteligencia.

Superposición cuántica: capacidad de almacenar múltiples estados o posiciones contradictorias simultáneamente sin conflicto. Algo puede ser verdadero y no serlo al mismo tiempo y algo y su opuesto pueden ser ambos verdaderos. Múltiples posiciones aunque contrapuestas pueden ser simultáneamente válidas. La lógica "ambos / y" es una propiedad fundamental de la conciencia creadora.

Flujo creativo de la información y la energía: se crea un espacio de unidad donde la conciencia permanece atenta a todas las partes del todo y la energía vital fluye libremente no quedando bloqueada.

¿Estás decidido a aplicar los cambios necesarios para siempre?
¡Si estás aquí no es casualidad! Si tú cambias, todo cambia.

Llámanos al 617 430 732

o mándanos un email a través del